Una nueva visión requiere romper viejos paradigmas

 

Hoy hemos terminado el día con más claridad que nunca respecto a los efectos del ejercicio sobre la salud, los resultados de los que nos estamos dando cuenta no nos dejan de sorprender como el ejercicio nos ha cambiado la profesión, lejos están los tiempos en los que dependíamos de un ultrasonido, compresa o terapias manuales, lo sorprendente de este tema es que los pacientes no llegan por el médico, y preguntan todos los días como el ejercicio me puede ayudar a solucionar mis diagnósticos. Por fin nos sentimos verdaderos profesionales dando discursos coherentes, con una evidencia que no deja de sorprender y que por fin nos podemos ir a dormir tranquilos, sabiendo que uno es útil al igual que otros profesionales como suelen ser los médicos.

 

Nos dimos cuenta que para cada diagnóstico médico existe un bioequivalente en ejercicio tan eficiente o mejor que los fármacos tradicionales, discursos y explicaciones elegantes que convencen hasta los más escépticos.