El ejercicio físico ejerce efectos beneficiosos en los discos intervertebrales

 

El dolor en la columna lumbar es frecuente, y puede deberse a la degeneración de los discos, lo que significa que las células de los mismos ya no ejecutan con normalidad sus funciones. Un nuevo estudio respalda la idea de que el ejercicio físico tiene un efecto positivo en la formación de células en los discos intervertebrales.

 

El estudio, realizado por especialistas de la Academia Sahlgrenska, dependiente de la Universidad de Gotemburgo, en Suecia, se ha hecho sobre ratas que han seguido un régimen de ejercicio físico, consistente básicamente en correr una hora diaria sobre una cinta móvil.

 

Después, los autores de la investigación comprobaron cuántas nuevas células se formaron en los discos intervertebrales de las ratas que corrieron en la cinta móvil, y cuántas en los de los animales que sólo tenían libertad de movimiento dentro de una jaula.

 

En la actualidad, el ejercicio físico es ya una parte importante de los tratamientos para el dolor de espalda, pero durante mucho tiempo ha habido fuertes dudas sobre los efectos específicos que el ejercicio tiene en los discos y cuál sería la dosis óptima de ejercicio.

 

El hallazgo de que ciertas clases de ejercicio físico pueden ejercer un claro efecto beneficioso en los discos intervertebrales cambia de manera drástica este panorama, y abre nuevos y prometedores caminos hacia la superación de problemas en ellos.

 

El equipo de investigación dirigido por Helena Brisby, cirujana de columna vertebral, y en el que también ha trabajado Bjorn Rydevik de la citada academia, examinará ahora la cuestión de si las células en los discos degenerados responden a los ejercicios físicos adecuados tan positivamente como lo hacen los discos normales.